Drácula con cara de mono: Un mar de orquídeas se expone en el Parque del Oeste

Este fin de semana la Exposición Internacional de Orquídeas ‘ExpOrquídea 2013’ ha abierto las
puertas a los amantes de la plantas exóticas para descubrir sus diversos colores y forma
s.

 

Uno de los puestos en la ExpOrquídea 2013. Foto: Nicole Ris.

La exposición que se celebró como el año pasado en la Rosaleda Ramón Ortíz. Han acudido cultivadores y asociaciones de distintos países; entre ellos Brasil, Taiwan y Ecuador, que no sólo han presentado una multitud de especies de orquídeas y viveros especiales donde mantener algunas de ellas, sino también explicaron como cuidar esta flor curiosa.

Según un miembro de GECOR (Grupo de Estudio y Conservación de Orquídeas), que ha organizado el evento, la orquídea más comprada y más fácil de cuidar es la Phalaenopsis que tiene sus origenes en Asia. Para que crezca bien, se recomienda colocarla en un sitio luminoso, pero sin expisición directa al sol. En cuanto al riego, no más de una vez a la semana, dos en verano. Además, hay que prestar atención al agua que puede aculumarse en el platillo o los cogollos de la planta, y para mimarla más, en otoño hay que abrirla un poco la ventana por las noches, para que no sufra demasiado calor.

La drácula simia. Foto: www.allvoices.com

También otros tipos de orquídeas han despertado el interés de los visitantes, como por ejemplo la Drácula simia. Esta especie proviene de la región ecuatoriana y se la conoce como “Drácula”, por sus espolones largos que parten de la flor y recuerdan a los colmillos del famoso vampiro. Sin embargo, como ya indica el nombre, también se trata de una planta que lleva el sobrenombre de “simia”, que hace referencia a los monos.

Este nombre se refiere no solo a los “dientes” de la flor, sino también a su aire de cara de mono en su interior, con la que parece mirar a quien la admira. Sin embargo, el hecho de que se parezca a un animal o a un vampiro, e incluso lsu denominación (que hace referiencia a su apareciencia), no sorprenden mucho, ya que también existe una ‘orquídea pato’.

No obstante, de este ejemplar que crece a más de 1.000 metros de altura, existen más de cien especies en Ecuador, según su expositor. Aunque parece que esta planta es difícil de cuidar, aguanta bastante bien los cambios climáticos y no necesita ni más ni menos cuidado que la Phalaenopsis.

Nicole Ris

Soy de Berlín y viví una gran parte de mi vida en esta ciudad. Aparte de Berlín he vivido entre otros en España, Hungría y Chile. Ahora mismo otra vez vivo en España y llevo 1,5 años aquí. Después de haber trabajado por varios años hice la carrera de Ciencias Culturales (especialidades Ciencias Sociales y Historia Cultural), la cual terminé en abril de este año. Gracias a varias prácticas ya podía ganar experiencia laboral en la radio y la redacción de una producción televisiva.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *