Cuando los servicios públicos fallan, el ciudadano es el primer afectado

¿Qué pasa cuando el transporte público está en huelga? Cualquier persona diría que es un ciclo normal en el que los empleados del transporte no llegan a un acuerdo con la empresa contratante. Sí, es verdad. Pero ¿si esa huelga se prolonga durante más de dos meses en una ciudad tan urbanizada y necesitada de movilidad como es Madrid? Ahí la cosa cambia.

Fotografía: Asier Mendizábal Merino | Está claro que ese día, en la Estación Nuevos Ministerios no íbamos a coger todos el tren

Fotografía: Asier Mendizábal Merino | Está claro que ese día, en la Estación Nuevos Ministerios no íbamos a coger todos el tren

Pues ese es el caso de la Red Nacional de los Ferrocarriles Españoles, más conocida como RENFE. Esta huelga está secundada y apoyada por los sindicatos CGT y Sindicato Ferroviario por la segregación de la operadora en cuatro sociedades. Es decir, la empresa se convertirá en un holding de cuatro compañías diferentes (una se dedicará al transporte de viajeros, la otra al transporte de mercancías, la tercera se ocupará del mantenimiento y de labores de taller y la cuarta compañía alquilará los trenes excedentarios a otras compañías). Los sindicatos, por su parte, reiteran que esto se debe a una privatización y que recurrirán hasta las vías judiciales para detener dicha acción.

En Madrid, a diferencia de otros lugares de España, los ciudadanos deben coger de media tres transportes públicos diferentes, y muchas veces combinando el metro, el autobús y el cercanías. En el caso de que uno de estos transportes falle, el viaje para ir al trabajo, a la universidad o a casa se vuelve fatídico.

Es cierto que hay una tabla de RENFE en la que exponen los servicios mínimos que permiten  compatibilizar el derecho a huelga con el derecho a la movilidad de los usuarios, pero dicha tabla sólo está disponible en ciertas estaciones importantes (como en la de Atocha y Chamartín), y no existen trípticos para el usuario (ya que los pedí en la estación de Asamblea de Madrid – Entrevías y me dijeron que RENFE no había fabricado tal material). En cambio, te permiten mantenerte informado mediante un número con prefijo 902, es decir, que debes pagar para saber si tu tren de mañana llegará tarde.

Por otro lado, he sufrido la experiencia de estar media hora esperando al tren, por motivos de la huelga, y éste al llegar a mi estación, encontrarme que el tren estaba tan lleno que no había opción de entrar (similar a los que ocurre en los metros de Japón), y tener que esperar (aún más) para el siguiente convoy (rezando, de una manera politeísta, a que el siguiente no estuviera completo). Estas acciones repercuten negativamente en la vida de los habitantes de Madrid (a mí, por ejemplo, me ha ocasionado faltar a algunas clases de la universidad por llegar extremadamente tarde a la facultad).

Soy el máximo exponente, propulsor y usuario de los transportes públicos, pero considero que, aquí en España, hay una ausencia de facilidades para promover el desplazamiento ecológico (como el uso de las bicicletas, autobuses o trenes). El transporte público hay que fomentarlo, y así declaran nuestros gobernantes, pero las trabas que nos ponen a los usuarios, nos hacen platearnos si nos conviene mejor comprarnos un coche.

Ya se vuelve insostenible el hecho de que lleguemos tarde a trabajar o a la universidad. Y teniendo en cuenta el precio que pagamos (más de 50 euros al mes), estamos en nuestro derecho de exigir un transporte público de calidad.

Asier Mendizábal Merino

Desde los 18 años me ha tocado vivir en numerosas ciudades: Berlín (Alemania), Londres, San Sebastián, Bilbao, Zaragoza... y ahora Madrid. Qué mejor manera de adentrarme en esta ciudad, que informándoos de las últimas novedades, curiosidades y demás extravagancias de la capital española. Soy técnico superior en producción de audiovisuales, radio y espectáculos; me licencié en Comunicación Audiovisual en la Universidad del País Vasco y actualmente estoy estudiando un máster de Periodismo Multimedia Profesional en la Universidad Complutense de Madrid. Estuve trabajando de editor y de ayudante de producción en Berlín durante cuatro meses. También he estado de redactor en el Grupo Vocento mientras me licenciaba. En Zaragoza, fui ayudante de producción en la productora "Factoría Plural" y trabajé en los programas "Dándolo Todo Jota" y "Aragón en Abierto", además de algunos especiales como el programa final de DTJ y la Cabalgata de SS.MM. los Reyes Magos de Oriente en Zaragoza. Si alguien quiere contactar conmigo, puede utilizar mi correo electrónico asimendi@ucm.es.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *