Cocinas fantasmas

Los vecinos de los barrios de Delicias y Legazpi, del distrito de Arganzuela, se están viendo afectados por la apertura de los nuevos negocios conocidos como cocinas fantasmas, un negocio pensado para ser invisible. En los mismos fogones de estas cocinas se preparan comidas para distintos restaurantes que ofrecen servicio en aplicaciones como Glovo, Uber Eats o Deliveroo. Y es que, debido a la pandemia, la comida a domicilio ha aumentado en demanda y, por lo tanto, esta actividad ha crecido notablemente en las grandes capitales como Madrid o Barcelona. Pero el problema se agrava si además estas cocinas están cerca de edificios residenciales o incluso cerca de colegios, como en este caso. El colegio Miguel de Unamuno, situado en el número 8 de la calle Alejandro Ferrant, denuncia que han empezado a funcionar unas 12 cocinas fantasmas al lado del centro. Por lo que padres de alumnos y vecinos han iniciado una serie de protestas para acabar con esta práctica.

Ya a principios de abril se tuvo conocimiento de la primera apertura en la zona, que, a pesar de las protestas, ha continuado. Los vecinos han creado una plataforma en Twitter para informar y denunciar el continuo movimiento de motos y bicicletas de reparto en la zona. También disponen de una pagina web donde se están intentando recaudar fondos para hacer desaparecer estas instalaciones industriales. Y es que según el Ayuntamiento de Madrid la normativa está actualizada y cumple con la legalidad, es por ello por lo que los vecinos quieren interponer un recurso. Según se plantea en su web, para llevar a cabo el proceso judicial es necesario tener:

  • Un informe pericial sobre el edificio en cuestión, las características arquitectónicas del mismo, así como el análisis de las licencias que tiene concedidas.
  • Un bufete de abogados que emprenda la acción de defensa.
  • Un procurador o procuradora que nos represente ante los Juzgados.

El problema que deriva del negocio preocupa a todo el vecindario. Por un lado, los “riders” tienen que rodear la zona del colegio continuamente y en ocasiones hasta invaden las aceras, como han denunciado en Twitter donde señalan esta situación. “¿En las cocinas fantasma de Alejandro Ferrant 8 las motos y las bicis de reparto pueden circular por las aceras y en dirección contraria con total impunidad?”, anuncia un tuit que se acompaña con un vídeo donde se contempla la escena. Por otro lado, además es una práctica nociva para la salud de los más pequeños y de los vecinos de la manzana, debido a los humos que emiten las chimeneas y que están justo encima del patio del colegio. En resumen, una mezcla de humos, malos olores, ruidos y un continuo trasiego de motos, bicicletas y furgonetas en la calle que complican la vida de quien reside en la zona.

Por ahora toca esperar para poder interponer el recurso, ya que las cocinas se acogen a una vieja normativa de mediados del siglo pasado que aprueba la instalación de locales industriales en los patios de manzana, en los que tradicionalmente habian supermercados o talleres. Desde el Consistorio, la Agencia de Actividades lo que está intentando es trabajar en la modificación de las normas urbanísticas del Plan General para poder cambiar la regulación del uso industrial y ajustarla a las nuevas actividades que están surgiendo.

Sara Barroso Sáez-Bravo

Fuentes:

https://www.telemadrid.es/programas/madrid-directo/cocinas-fantasmas-colegio-Arganzuela-2-2380282010–20210922090404.html

Stop Cocinas Fantasma en Alejandro Ferrant 8 (goteo.org)

Stop Cocinas Fantasma Delicias (@4chimeneas) / Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.