#CharlieHebdo y la paranoia colectiva

IMG_20150109_203755

Desde que el pasado 7 de enero la revista satírica francesa, Charlie Hebdo, sufriese el atentado en el que murieron doce personas, la red se ha poblado de falsas alarmas y conspiraciones.

El atentado yihadista contra la revista satírica francesa Charlie Hebdo, en el que murieron diez de sus redactores y dos escoltas, ha puesto en primera plana la problemática de la sobreinformación. Y es que no sólo la libertad de expresión se ha visto lesionada con el atentado sino que ahora la amenaza islamista sirve de caldo de cultivo para aquellos que se dedican a incendiar las redes sociales.

El Gobierno de España, a raíz del ataque al medio francés, ha elevado la alerta terrorista a nivel 3 lo que en términos de seguridad se traduce en un mayor control sobre cualquier asunto que pueda resultar sospechoso. Por ello el pasado jueves, un aviso de bomba en la estación de metro Nuevos Ministerios de Madrid colapsó el centro de la capital madrileña y dio pie a que la red se llenase de falsos avisos de bomba y bulos.

Probablemente el panorama próximo siga por ese sendero y no será raro encontrar en las próximas semanas en redes sociales como Twitter, perfiles y personas que afirman ser testigos de amagos de atentado o de supuestos ataques contra diversos objetivos. Uno de los primeros ejemplos fue el supuesto desalojo del estadio del Real Madrid, el Santiago Bernabéu, por aviso de bomba mientras Madrid centraba su mirada en la estación de metro de Nuevos Ministerios. Una inquietud que duró hasta que fuentes del club madridista se encargaron de desmentirlo.

Se suele decir que el miedo es la mejor arma para mantener la atención del lector. La red es un buen escaparate para sufrir su nociva influencia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.