Ávila: una ciudad protegida por una gran muralla medieval

Foto: Alejandra Soler

La ciudad de Ávila se encuentra ubicada en la Comunidad Autónoma de Castilla y León, a pocas horas de Madrid. Sus calles, su infraestructura, sus edificaciones, y sus plazas nos remontan a la época medieval.

El casco histórico de Ávila, constituido por la catedral, iglesias, templos, palacios, conventos y una gran muralla, fue declarado Patrimonio de la Humanidad en 1985 por la Unesco. Este título tiene como objetivo la preservación de lugares a lo largo del tiempo como una herencia común de toda la humanidad.

En Ávila se encuentra el recinto amurallado urbano mejor conservado de España y, para muchos de Europa. La muralla es un reciento defensivo, cuyo perímetro alcanza los 2.516 metros, rodeando gran parte de la ciudad. Está conformado por 87 torreones, 9 puertas y una parte de la catedral, cuyos muros hacen parte de la fortificación.

Foto: Alejandra Soler

No hay información sobre quién ni en qué época se construyó este recinto, pero su estructura permite situarnos en la Edad Media. Para algunos historiadores, fue construida para defenderse de las constantes invasiones que padecía la ciudad. Ávila, estuvo bajo el dominio romano, visigodo y musulmán, hasta que fue reconquistado por tropas cristianas en el Siglo VIII.

En Ávila se encuentran grandes monumentos como la Catedral de Cristo Salvador, la cual fue proyectada no solo como templo religioso, sino también como parte de la fortaleza defensiva de la ciudad. Ésta fue construida por Giral Fruchel y representa el estilo gótico.

En esta ciudad encontramos la Basílica de San Vicente y la Iglesia Convento de Santa Teresa, las cuales fueron declaradas como Monumento Nacional en España. La primera propia del estilo romántico, mientras que la segunda representa al barroco.

Al interior del casco histórico, encontramos la Plaza del Mercado Chico, en donde se localiza el Ayuntamiento, edificaciones de instituciones administrativas y restaurantes, en donde los residentes y visitantes pueden disfrutar de los platos típicos de esta ciudad, como el postre de yemas.

Foto: Alejandra Soler

Para realizar una panorámica de Ávila y observar a distancia la gran muralla es recomendable ir a los cuatro postes. Un monumento con cuatro pilares que tiene más de 500 años de construcción, desde donde se observa toda la ciudad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *