‘A ras de cielo’, una nueva visión del circo en las naves de Matadero-Madrid

La Cineteca del espacio artístico de la plaza de Legazpi proyecta este documental dirigido por Horacio Alcalá, en el que el público conocerá de cerca la vida de los artistas de circo en la actualidad.

Fotograma del documental. Fuente: http://www.torinofilmfest.org
Fotograma del documental. Fuente: http://www.torinofilmfest.org

 

Durante el mes de diciembre la Cineteca de Matadero-Madrid proyectará el documental A ras de cielo. Por el precio de 3,5 euros todos los que se acerquen a las estancias situadas junto a la plaza de Legazpi podrán visionar el film de 87 minutos en el que su director, Horacio Alcalá, muestra la cara más íntima de los acróbatas del circo contemporáneo.

El documental cuenta las historias de jóvenes de todo el mundo con un sueño común, ser artistas de circo. El director nos acerca a las rutinas de cada uno de ellos, desde los entrenamientos hasta la vida familiar.

Entre los protagonistas encontramos a una pareja que empezó su andadura en las calles de Qebec y que, gracias a la constancia y el trabajo, consiguieron ser parte del elenco del afamado Circo del Sol. Ellos nos enseñan el valor de la confianza, sobre todo en la escena en la que la chica, en un diálogo con su compañero, afirma que si él dejase el circo, tendría que dejarlo ella también, pues no permitiría que otro la “lanzase”.

Por otro lado, los espectadores podrán conocer la historia de un joven palestino cuyo sueño se cumplió al viajar a Europa para estudiar en una escuela de circo. La historia no habla solo de la superación de un muchacho al dejar atrás su hogar, en medio de una zona de conflicto, sino de cómo éste vuelve a Palestina para abrir una escuela de circo y de cómo utiliza las distintas disciplinas de éste para rehabilitar a mujeres que han sufrido abusos, traumas o malformaciones y defectos, en un centro dedicado a ellas en el país.

También se acerca a la visión más dramática del circo contemporáneo con la historia de Antonio, un español que, justo antes de empezar con el documental, sufrió un grave accidente que estuvo a punto de dejarle en silla de ruedas.

Otros de los protagonistas son un grupo de seis jóvenes que, con sus confesiones, demuestran los lazos de unión que se crean de forma irremediable cuando se vive de forma nómada. “Somos como seis hermanos sin padre ni madre” con esta frase, uno de ellos resume cuáles son sus sentimientos dentro de este grupo artístico.

El resto de artistas recorren disciplinas que van desde el aro, como el británico Jonathan, hasta las tres cuerdas, como la holandesa Saar; y muestran de una forma poética e íntima las presiones a las que se enfrentan estos jóvenes y cómo han superado los obstáculos a lo largo de su carrera.

Por otra parte, hablando del film técnicamente, la fotografía es cuidada y los planos son impresionantes y muy correctos. El autor utiliza las voces de los protagonistas como hilos conductores, además de la música, que nos sumerge en un ritmo continuo y ameno que impide el tedio en todo momento.

Las secuencias en las que se muestran las posibilidades de cada disciplina, a los artistas actuando, llaman la atención en cuanto a lo adecuado del encuadre y la acertada utilización de la cámara lenta, al compás de la banda sonora, que aporta dramatismo a muchas de las escenas.

El documental es, en sí mismo, un poema visual que nos muestra muchos secretos sobre la vida circense siempre desde el punto de vista de los propios protagonistas del mismo. No en vano, el director trabajó durante siete años en el Circo del Sol y vivió otros dos siguiendo las trayectorias de los jóvenes consiguiendo un film cuidado y revelador que habla sobre la libertad, la constancia, el trabajo y la superación dentro del misterioso mundo del circo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *