Los 45 años de arte de los «Manolos»

Manolo Blahnik: El arte del zapato es la exposición que, hasta el 8 de marzo, recorrerá en el Museo de las Artes Decorativas los 45 años de carrera del diseñador de zapatos Manolo Blahnik, uno de los grandes referentes de la moda en el mundo del calzado.

El diseñador español, nació en Santa Cruz de la Palma en 1942, ha viajado a lo largo de todo el mundo siendo un abanderado de unos tacones que se acercan más a piezas de arte que a mero calzado. Con un estilo muy definido, ha conseguido que sus modelos sean conocidos con nombre propio, los «Manolos» que además popularizó la conocida serie «Sexo en Nueva York» donde la protagonista estaba obsesionada con esta marca y se casaba calzando uno de sus modelos en azul.

Pero esta no ha sido la única aparición en el mundo audiovisual de los tacones de Manolo Blahnik, sino que también fue el encargado de diseñar el calzado de la película María Antonieta de Sofía Coppola, a la que se destina una sala de la exposición.

 

En la exposición se pueden encontrar 212 piezas exclusivas y 80 dibujos originales, y es que el diseñador canario se ha mantenido a lo largo de sus 45 años de carrera a un estilo muy definido, con un tacón fino y sin plataforma, y todos y cada uno de los modelos que ha diseñado tienen su nombre propio, otro signo más del cariño y dedicación que pone en cada uno de ellos.

Y es que tener un par de «Manolos» es realmente exclusivo, sólo se confeccionan 80 pares al día, además de ser él el único que dibuja los bocetos, los esculpe a mano y los pinta y recorta. Tras esto los envía a Italia, donde aún tienen que pasar 50 procesos de producción. Antes de que los médicos se lo prohibieran tenía la costumbre de probárselos él mismo.

La inspiración para sus creaciones llega de los lugares más variopintos, desde la naturaleza de su Canarias natal, pasando por el arte y la arquitectura e influencias geográficas (España, Italia, Rusia, Inglaterra y Japón), además de ser un gran innovador en cuanto a trabajar diferentes materiales.

Madrid no ha sido la primera parada de esta retrospectiva, que ya han podido disfrutar los apasionados del diseño en San Petersburgo, París y Milán, pero esta es una versión «ampliada» y que tiene un especial valor sentimental para el diseñador, que no ha dejado de sentirse español pese a su prolífica carrera en el extranjero.

Ha recibido numerosos premios que avalan su relevancia, como el título honorario de Orden del Imperio Británico (Commander of the British Empire) en 2007 por su servicio a la industria de la moda británica, así como el Premio Nacional de Diseño en 2012. En 2016 la Universidad de La Laguna le nombró doctor honoris causa.

Si aún no habéis podido acercaros a la exposición aquí va una pequeña muestra para abrir boca:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *