En marcha el nuevo contrato de limpieza, que aumenta su presupuesto en un 45 %

Hoy comenzó a funcionar en Madrid el nuevo contrato del servicio de limpieza. Se pone fin así al último, que databa de 2013 y que fue licitado por el Gobierno de la popular Ana Botella. Con respecto a este la dotación presupuestaria ha aumentado un 45 % hasta alcanzar los 1.700 millones de euros, con una duración de seis años. Entre sus novedades más importantes figura la inclusión de 2.000 operarios más en las calles, además de mejoras en su convenio colectivo, entre ellas la subida del salario en un 2,17 %.

El contrato —al igual que su antecesor— está divido en seis lotes que siguen un criterio geográfico, cada uno de ellos adjudicado a una empresa. Los lotes son: 1 (distritos de Centro, Chamberí y Tetuán), adjudicado a Cespa; 2 (Arganzuela, Retiro, Salamanca y Chamartín), a cargo de la UTE Valoriza-OHL; 3 (Fuencarral-El Pardo, Moncloa-Aravaca y Latina), a Urbaser; 4 (Hortaleza, Barajas, Ciudad Lineal y San Blas-Canillejas), a Alfonso Benítez-Acciona; 5 (Puente de Vallecas, Moratalaz, Villa de Vallecas y Vicálvaro), a Urbaser; y el 6 (Usera, Villaverde y Carabanchel), adjudicado a FCC. El ámbito territorial incluye todas las vías públicas, incluyendo aceras, calzadas, plazas, así como algunas zonas ajardinadas integradas en los viales y áreas infantiles.

Por primera vez y tras la pandemia del covid-19, se incluyen en los pliegos 14 camiones nebulizadores y 52 mochilas nebulizadoras para proceder a la desinfección de lugares públicos en caso de alerta sanitaria. Pero lo más reseñable es la renovación que las empresas tendrán que acometer al parque móvil utilizado en el servicio, actualmente con una edad media de más de 20 años. La gran mayoría de los nuevos —casi medio millar entre baldeadoras, camiones compactadores, barredoras, camiones cisterna, etc.— son de etiqueta ECO o CERO, en línea con la Estrategia de Sostenibilidad Ambiental Madrid 360 y con el objetivo de reducir las emisiones contaminantes. Los nuevos vehículos están vinilados con el logotipo de la Estrategia 360 y el skyline de la ciudad.

Parte de la nueva maquinaria que limpiará las calles de Madrid, con el logotipo de Madrid 360. Fuente: Belén Sarriá / 20 Minutos.

Críticas

La puesta en marcha del nuevo contrato llega tras numerosas críticas de la ciudadanía y la oposición durante años. De hecho, cuando Manuela Carmen llegó a la alcaldía se llegó a plantear anular las adjudicaciones de Botella, idea que finalmente descartó dado el alto coste de las indemnizaciones. El regidor actual, José Luis Martínez-Almeida, llegó a admitir que las condiciones de los pliegos de su compañera de partido no eran los adecuados para una ciudad de las características de Madrid. De hecho, en ellos ocurría algo anómalo y es que eran las empresas las que ofertaban los medios técnicos de los que dispondrían para ejecutar el servicio, en vez de ser el Ayuntamiento el que se los exigiera.

En declaraciones a los medios, Martínez-Almeida ha admitido que la ciudad “no estaba sucia, pero no suficientemente limpia”, y que la mejora del servicio es gracias a un “esfuerzo presupuestario sin precedentes” llevado a cabo por el consistorio. También se incluyen mejoras para los trabajadores del servicio, que estaban en un limbo legal tras la prórroga del anterior a la espera de la modificación del convenio colectivo. Entre ellas, el aumento salarial de un 2,17 % y la contratación de 2.000 operarios adicionales. Además, los pliegos blindan por primera vez las vacaciones de los trabajadores, de forma que durante sus días libres se garantizará que se cubren sus puestos y, por tanto, la limpieza de Madrid. Como dato, la capital invierte más en limpieza que Barcelona, Valencia, Zaragoza y Santander juntas.

Fuentes: Plataforma de Contratación del Sector Público, El Español, Ayuntamiento de Madrid.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.