12½ billones de horas en línea

Sentirnos conectados con el mundo se ha convertido en una necesidad latente en nuestro día a día, y nuestro teléfono móvil, tablet u ordenador en una extensión propia de nuestro cuerpo. Pero, ¿Qué consecuencias puede tener esto para la población?

Según un estudio realizado por DATAREPORTAL, en enero de 2022 nos encontramos 620 millones de usuarios en redes sociales en todo el mundo. Esta cifra se equipara al 58,4 % de la población mundial. Estos datos concluyen que los usuarios de redes sociales globales han crecido más del diez por ciento en los últimos 12 meses, con 424 millones de nuevos usuarios que comenzaron su viaje a las redes sociales durante 2021.

Un estudio realizado por IAB SPAIN afirma que un 85% de los internautas de 16-70 años utilizan Redes Sociales, lo que representa cerca de 27 millones de individuos.

Whatsapp se mantiene como la red social con más usuarios, seguida de Facebook (que decrece vs 2020 (81%) y 2019 (87%)). TikTok es la red que más crece en usuarios (+9pp vs 2020 (16%)). Actualmente, los usuarios utilizan 5,4 redes en promedio. 1 más que en 2020 (se usaban 4,5 redes y en 2019 3,7). 

Geert Lovink, director fundador del Instituto de Culturas en Red, en  su último ensayo afirma: “Las redes sociales están diseñadas para producir tristeza y ansiedad”. En su último libro, Locink reflexiona sobre los últimos años de Internet ofreciendo un análisis crítico de las crecientes controversias en torno a las redes sociales.

Las redes sociales han abandonado su objetivo primordial, conectar a personas para facilitar una conexión y crear vínculos. Actualmente, ha dado el paso a un agujero negro de contenidos donde no se les da fin. Un ejemplo de ello, sería el feed de cualquier red social.

En una entrevista en el medio La Vanguardia, Geert Lovink asegura que el botón de me gusta, los comentarios, las notificaciones, las recomendaciones, los seguidores, la reproducción automática de los vídeos e incluso los colores influyen en los internautas para permanecer conectados.

“Esta sobrecarga es la que conduce al estrés, el aislamiento y la tristeza, y es lo que hay que combatir. Es necesario retroceder para enfrentarnos a la plataforma en sí. Hay que aprender a alejarse del teléfono de vez en cuando.”

Las figuras públicas debido al contacto constante y al incipiente número de seguidores acelera la problemática, llegando a provocar problemas de ansiedad y de depresión. Selena Gomez, Tom Holland, Camila Cabello, Laura Escanes, Cepeda, Mar Torres, Miguel Bosé. Decenas de influencers han tenido que abandonar las redes sociales en pro de la salud mental.

Con el paso de los años las nuevas generaciones gozan de más interacción y nuevas formas de conexión. El problema es que no saben controlar esa necesidad latente que han desarrollado convirtiéndose en un posible problema para su día a día.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *